InicioFamilia y RelacionesPsicología InfantilPor qué los niños pequeños muerden

Por qué los niños pequeños muerden

Es común que los bebés, cuando inician con el proceso de dentición, comiencen también a morder por la molestia que la salida de los dientes les produce. Sin embargo, en muchos casos, después que el proceso de dentición ha culminado, los niños continúan mordiendo desde el primer año de edad y hasta aproximadamente los 3 años.

Este tipo de conductas genera mucha incertidumbre en los padres que no saben qué hacer ante ella, y se sienten agobiados cuando comienzan a recibir reclamos de maestras, cuidadoras u otras personas a su alrededor, por las constantes mordidas de sus hijos. Ahora bien, ¿Por qué los niños pequeños muerden?


Anunciante | Lectura continua debajo



Si bien en un principio se da más que todo por la salida de los dientes, más adelante no suele ser así. Parte de la preocupación de padres y cuidadores ante esta conducta se da por el desconocimiento de las causas que lo originan. Lo atribuyen a agresividad manifiesta en el niño, lo que los lleva entonces a penalizarlo pero no a modificar su conducta.

Lo que muchos no saben es que a esta edad, los niños perciben muchos de los estímulos a su alrededor y adquieren aprendizajes a través de la boca, porque es el sentido que más tienen desarrollado, incluso, dentro de las etapas de su desarrollo evolutivo están en la etapa oral, por lo que la mayoría de los aprendizajes se dan a través de la boca.

El niño a esta edad muerde como forma de hacer un llamado de atención, para obtener algo a cambio, por exploración, o como mecanismo de defensa, pero muy rara vez lo hace por agresividad, puesto que a esta edad aún no han relacionado el hecho de que una mordida causa dolor y malestar, y es precisamente eso lo que como adultos debemos enseñarles.

Ahora, como adultos, padres y principales cuidadores del niño que muerde ¿Qué debemos hacer ante esta conducta? Lo principal es no regañarles ni castigarles, puesto que estaremos cortando un proceso natural.

Sí es cierto que debemos llamar su atención y explicarles que es algo que no se debe hacer, sin embargo esto debe hacerse con explicaciones cortas y claras, utilizando un tono de voz firme sin necesidad de alzar la voz. Debemos explicarles que cuando muerde, la otra persona siente dolor, como cuando ellos se caen y se golpean, por lo que es algo que no debemos hacer.

Cuando un niño muerde por llamar la atención, es importante revisar en qué momento fallamos en dársela que ahora está manifestando esa necesidad. Un niño no llama la atención por simple capricho, sino porque detrás de su conducta hay una necesidad genuina que en su momento no fue atendida.


Anunciante | Lectura continua debajo



De forma inmediata, es necesario atender al otro niño que fue mordido, en primer lugar para calmarle si está llorando y verificar que se encuentre bien, y en segundo lugar para hacerle entender al niño que ha mordido, que esa no es la forma de llamar la atención, puesto que así no la conseguirá.

No le digas al otro niño que lo muerda también para demostrarle lo que se siente, ni mucho menos lo muerdas tú para enseñarle que duele (pasa más a menudo de lo que se cree), puesto que de esta forma lo único que le estaremos enseñando al niño es que puede ser agresivo.

Llévalo aparte y conversa con él o ella, utiliza un lenguaje con palabras adecuadas a su edad, y sobretodo enséñale otras formas de pedir lo que necesita. Si lo ha hecho por llamar la atención, enséñale la forma correcta de llamarte cuando necesite de ti.

Si lo ha hecho por conseguir un juguete que otro niño tiene, enséñale cómo pedir las cosas prestadas y ayúdale a manejar su frustración cuando no consigue que se las presten. Intenta distraerlo con otra actividad o algún otro juguete de su agrado.

Por su parte, si después de haberlo intentado todo las mordidas persisten y comienzas a notar que pueden haber indicios de agresividad, será más efectivo consultar con un especialista que pueda brindarles la atención necesaria para estos casos.


Anunciante | Lectura continua debajo



***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.


Anunciante | Lectura continua debajo



Andrea Sánchez
Andrea Sánchezhttps://psicologiaenaccion.com/
Psicóloga egresada de la Universidad Rafael Urdaneta de Maracaibo, Edo. Zulia (Venezuela). Especializada en el área infanto-juvenil y familiar, con estudios en Duelo, Crianza, Pedagogías Alternativas y Certificada como Psicoterapeuta Existencial por el Colegio Latinoamericano de Psicología Comprensiva. Actualmente trabajando en la línea de Reeducaciones Psicopedagógicas para niños y adolescentes con diagnóstico de TDAH.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicaciones Recomendadas

Cómo reconocer a una persona Psicótica

Comúnmente hemos escuchado la palabra “psicosis” o hemos escuchado como utilizan la palabra “psicótico” para describir a una persona que a nuestros ojos o los de otra persona, presenta conductas alejadas de la normalidad. Aunque en algunos casos podamos estar en lo correcto, no siempre es así, porque se necesita de un buen ojo clínico para realmente identificar y diagnosticar un trastorno psicótico, por lo tanto, no es un tema que debemos usar a la ligera, ni mucho menos utilizar estos términos de forma peyorativa.

7 Formas de Saber cuando tu Alma esta llorando

¿Sientes un caos a tu alrededor? ¿Tratas de hacer las cosas, pero casi nada tiene sentido? ¿Nada cuaja como debe cuajar a pesar de...

Citas en línea, ¿Un problema o una solución?

No hay que dudar que los avances tecnológicos de los últimos tiempos hayan logrado que la tecnología se haya convertido en parte importante de...

Cómo ayudar a los niños desmotivados

Es común que en determinados momentos de nuestras vidas y dependiendo de las circunstancias, nos sintamos un poco desanimados, sin ganas de hacer mucho,...

¿Cómo superar una ruptura amorosa?

No importa si eres tú quien ha terminado la relación o eres el abandonado, el final de una relación es doloroso y muy desafiante...