InicioCrecimiento PersonalPersonas tóxicas pendientes de criticar, causar daño y odio

Personas tóxicas pendientes de criticar, causar daño y odio

El criticar es parte del día a día del ser humano, porque entre tantos gustos y personalidades diferentes, es difícil que podamos coincidir en todo, y por ende, tendemos a criticar aquello que no nos gusta. No porque verdaderamente esté mal, sino porque a nuestro gusto en específico, no lo está.

Sin embargo, a menudo nos encontramos ante personas que parece que la crítica es su estilo de vida, y además, pareciera que lo hacen con la intención de herir al otro. Estas son las llamadas “personas tóxicas”, porque su vida gira en torno a criticar aquello que se sale de sus estándares o marco de referencia, desde la ira y el repudio.


Anunciante | Lectura continua debajo



Criticar no es malo, si lo hacemos desde las ganas de querer que la otra persona mejore. Ahora, cuando lo hacemos con toda la intención de herir, allí sí hay un problema. Usualmente este tipo de personas tóxicas usan cualquier cosa a su favor para justificar su comportamiento o sus creencias, tratando de hacer ver que son ellos quienes tienen la razón.

Es así como nos encontramos ante personas que escudadas en la religión, la cultura, la política o los ideales, muestran un comportamiento y lenguaje agresivos, con palabras que más que transmitir “lo que está bien” transmiten odio y poca (o ninguna) tolerancia a lo que es diferente.

Generalmente, las personas tóxicas son personas que manifiestan ser extremadamente apegadas a las normas, correctas, compasivas y buenas; cuando realmente sus actitudes y comentarios muestran algo completamente diferente. Para ellas no hay puntos medios, ni opiniones acertadas si no concuerdan con su forma de pensar.

Utilizan un lenguaje grosero o soez para criticar aquello que a sus ojos no es “correcto”, y siempre buscan algo dentro de sus creencias que pueda justificarlos. Cuando se les enfrenta con argumentos firmes pero respetuosos, tienden a huir o cambiar el tema de discusión hacia otro en el que igualmente creen tener la razón.

Cuando hablamos de personas tóxicas, normalmente se hace referencia a personas que ante su propia incomodidad o insatisfacción consigo mismo (la mayoría de las veces no identificada) deciden ofender a otros como forma de proyectar sus propias inseguridades. Y es que pensémoslo bien, una persona segura de sí misma, satisfecha con la persona que es, con su identidad y sus creencias, ¿Tiene la necesidad de herir a alguien más solamente por probar un punto? Probablemente no.

Y es que, independientemente de los gustos, creencias religiosas, tendencias políticas o creencias de una persona, la base para realmente construir una buena sociedad, está en la tolerancia. Nadie, absolutamente nadie tiene la última palabra acerca de lo que está bien o está mal, y cada quien debería poder tener la libertad de decir, hacer y vivir su vida tranquilamente y como mejor la parezca, sin tener que dañar a otros.


Anunciante | Lectura continua debajo



No se trata de no denunciar lo que está verdaderamente mal, sino de hacerlo desde la postura del entendimiento y la tolerancia. No es lo mismo decir “eso está mal, es una aberración” “debes cambiar”, a decir “no estoy de acuerdo, pero respeto tu forma de ver las cosas”.

Si conoces a alguna persona que tenga estas características, quizás lo mejor sea que te alejes de ella. Las personas tóxicas solo traen negatividad a nuestra vida, porque sólo se enfocan en ver lo negativo en todo.

Es necesario que como seres humanos nos demos cuenta que somos seres diversos, que no hay uno igual a otro, y que en esas diferencias es que está lo bonito de la vida. El respeto y la tolerancia a la diversidad, nos proporciona mayor tranquilidad y contribuye con el establecimiento de una cultura de paz.

***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.


Anunciante | Lectura continua debajo



Andrea Sánchez
Andrea Sánchezhttps://psicologiaenaccion.com/
Psicóloga egresada de la Universidad Rafael Urdaneta de Maracaibo, Edo. Zulia (Venezuela). Especializada en el área infanto-juvenil y familiar, con estudios en Duelo, Crianza, Pedagogías Alternativas y Certificada como Psicoterapeuta Existencial por el Colegio Latinoamericano de Psicología Comprensiva. Actualmente trabajando en la línea de Reeducaciones Psicopedagógicas para niños y adolescentes con diagnóstico de TDAH.

1 COMENTARIO

  1. excelente y muy puntual tus apreciaciones pero las personas toxicas se arruina como persona son oscuras lugubres a veces con problemas de auto aceptacion.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Publicaciones Recomendadas

Diferencias entre bajo y alto nivel de consciencia.

En muchas de las consultas que recibo de nuestros seguidores pidiendo orientación, les hablo frecuentemente de bajo y alto nivel de consciencia. De acuerdo a...

12 Razones por las cuales tocar fondo es lo mejor que te puede suceder

Meses atrás, tuve una caída a la que llamé tocar fondo totalmente, tanto emocional, espiritual, mental y financieramente. Este estrellón contra el piso...

10 Señales de que eres un líder y no lo sabes.

No se requiere ser un súper científico para saber que en cada uno de nosotros, hay un potencial líder. La diferencia está entre el...

Citas en línea, ¿Un problema o una solución?

No hay que dudar que los avances tecnológicos de los últimos tiempos hayan logrado que la tecnología se haya convertido en parte importante de...

Por qué decir pequeñas mentiras trae grandes consecuencias

Día a día los seres humanos nos enfrentamos constantemente a la decisión de si decir la verdad o si mentir. Es un proceso que...