Relajación

Importancia de la Relajación - Psicología en Acción
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Tabla de Contenido

Son innumerables los libros y escritos publicados sobre los métodos de relajación que existen y sobre cuál es mejor.

En este artículo no busco defender mi método como el mejor, sino compartirles algo que personalmente me relaja mucho y ayuda a liberar mi mente para meditar.

Recuerda que la relajación es uno de los pilares para la meditación, la cua es parte primordial de lo que nos lleva a una buena salud mental.

Hay muchas técnicas de relajación, para elegir una de ellas debes probar cada una a ver cual se lleva mejor con tu estilo de vida.

Muchos afirman que hacer ejercicio los relaja y que luego, a la hora del descanso, pueden meditar y relajarse aún más. A mí esto me estresa más, me pone hiperactiva y no logro aterrizar la mente.

En mi caso, si estoy en la casa y no puedo elegir mucho, me encanta tomar un baño; esto relaja todo el cuerpo a medida que el agua cae. Luego te puedes acostar en el piso que, aunque más duro que parezca, es el mejor lugar para relajarse. Puedes poner un colchón pequeño bien delgado como los de Pilates o Yoga.

Luego de esto, si ya tienes algo de experiencia en el yoga, te será fácil hacer unas cuantas posturas y lógicamente acompañarlas de respiración rítmica; esto es imprescindible.

Si no sabes mucho del Yoga, puedes comenzar por acostarte boca arriba con los pies separados ligeramente, al igual que los brazos, separándolos del cuerpo, con la mirada hacia el techo, si quieres pon algo de música suave y en bajo volumen.

Miras a un punto fijo en el techo, y repites mentalmente la imagen del punto acercándose cada vez, hasta que logres ver cómo se oscurece todo a tu alrededor y suavemente vas cerrando los ojos.

Esto no se logra en pocos segundos. Pueden pasar hasta 10 minutos las primeras veces y puede hasta que no lo logres la primera vez. Así que no desesperes.

Una vez logras cerrar los ojos, trata de evitar cualquier pensamiento; bloquéalos con pensamientos de paredes en blanco, de forma que no puedas dar entrada a nada.

Trata de sentir las vibraciones de la música, solo sentirlas mas no escucharlas. Poco a poco caerás en un estado de relajación profundo el cual debes disfrutar al máximo.

Otra forma que me encanta para relajarme es viajar a una montaña. Allí donde no escuchas nada más que el viento pasar y la vista se pierde en el horizonte, siéntate en la posición de Loto y cierras los ojos. Tratas de sentir el viento y de enfocarte en un solo pensamiento. Si quieres primero observa bien tu alrededor de forma que puedas grabar esa imagen para que la uses como fondo de tu mente.

Mucha gente también habla de las velas y los aromas. A mí, en lo personal no me funcionan.

Es muy importante que practiques la relajación profunda al menos dos veces a la semana y todos los días antes de dormir practica una relajación leve.

Una vez le tomes la práctica y logres relajarte y meditar, estarás listo/a para poner tu mente en orden. Esto no es más que una meditación pero más activa; con pensamientos de los eventos reales de tu vida, ¿como sucedieron?, ¿por qué sucedieron?, ¿Cómo puedes solucionarlos?, ¿en qué orden ejecutaras? ¿Cuáles son las consecuencias? Etc.

Esta meditación activa la debes hacer siempre que hayas logrado relajarte y meditar profundamente, de esta forma te será más fácil encontrar soluciones y ver las cosas de puntos de vista que no sabías que existían.

Suscríbete

Únete a nuestro boletín semanal donde recibirás actualizaciones y artículos que llenarán de energía y motivación tu día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a nuestra comunidad

Recibe semanalmente nuevos artículos de crecimiento personal, motivación y salud mental, que llenarán tu día de energía y felicidad.